[Cap. 30] Conociendo mi ciudad: Barrio del Niño Jesús (Retiro)

Reconozco que fue bastante estenuante completar los tres capítulos que le dediqué al Parque del Retiro. Pues bien, ya hemos salido de él y lo hemos dejado atrás. Ahora nos toca continuar caminando por Madrid y terminar el distrito de Retiro visitando el barrio del Niño Jesús. Comparado con la densidad y cantidad de información de los capítulos precedentes, este capítulo número 30 será otra cosa.

El barrio del Niño Jesús está rodeado por todos los otros barrios del distrito de Retiro, ya que ocupa justo el centro del mismo. Está delimitado al norte por las calles del Doce de Octubre y del Alcalde Sáinz de Baranda; al oeste por la calle del Doctor Esquerdo; al sur por la Avenida del Mediterráneo; y al este por la Avenida de Menéndez Pelayo.

En 2006 tenía una población registrada de poco más de 16 mil habitantes, y suponemos que en estos años no ha debido variar mucho atendiendo a la evolución histórica de la demografía del barrio en los años precedentes. Por ejemplo, en 1986, la población era de apenas 200 personas más. La edad media de los pobladores ronda los 43 años, una de las más bajas del distrito de Retiro.

Comencé mi recorrido apeándome en la estación de Metro de Sáinz de Baranda, en la Línea 6 o Circular. Bajé por la calle del Doctor Esquerdo en dirección sur hasta dar con la Avenida de Nazaret. Pasé por delante de la sede central de Citröen, un lugar característico de la zona para mí ya que, en mi familia, siempre hemos tenido coches de esta marca. Tanto es así que yo sólo he tenido coches Citröen. No estoy seguro, pero creo que ya no es la sede central de la marca, ya que creo que han abierto una nueva en Las Tablas, al norte de la ciudad.

Concesionario de Citroën - ©JMPhotographia

La Avenida de Nazaret es una via de dos sentidos separada por una pequeña acera en la parte media, muy florida y acogedora, donde también pude asistir a la visión de una de las rotondas más pequeñas que he contemplado en toda mi vida. Es tan pequeña que parece de juguete, de una maqueta. Cuando la vía gira a la izquierda, -desde la dirección en la que nosotros vamos-, uno se topa con el edificio de la RESAD. La mayoría desconoceréis qué es la RESAD, pero para eso estoy yo aquí, aunque no es ningún secreto. Estas siglas son el acrónimo de la Real Escuela Superior de Arte Dramático.

La RESAD es una institución pública de enseñanzas artísticas teatrales inaugurada en 1831. No es la única escuela de arte dramático de España, pero es la que fomenta el Estado y es una de las más importentes. Fui impulsada por la reina María Cristina de Borbón, esposa de Fernando VII. Esta institución está muy vinculada a otra cuya sede ya visitamos en otro capítulo. Me estoy refieriendo al Real Conservatorio Superior de Música, institución que fue fundada sólo un año antes y del que se desgajó el RESAD.

La RESAD - ©JMPhotographia

Durante sus primeros años de existencia destaca la presencia como maestros de compañeros del actor Isidoro Máiquez (1768-1820), reconocido con una calle en Madrid que visitaremos en los próximos capítulos. Otro personaje famoso y con calle en la ciudad fue alumno de la RESAD a mediados del XIX, nos referimos al actor murciano Julián Romea.

La primera sede de la institución estuvo en el Palacio del Marqués de Revillagigedo (telita con el nombre), situado en la calle de Isabel la Católica. En 1850, con la inauguración del Teatro Real, la sede se movió a la parte posterior del teatro. De allí, debido a un problema con el edificio, la RESAD tuvo que moverse a otro teatro, en este caso al entonces conocido Teatro de la Princesa, que más tarde recibirá el nombre de Teatro Nacional María Guerrero. La siguiente sede fue el  Palacio Bauer, en la calle de San Bernardo.

La RESAD - ©JMPhotographia

He estado todo el rato hablando de la RESAD, pero lo cierto es que por esos tiempos no se llamana así, sino Real Conservatorio de Música y Declamación y también Conservatorio Nacional de Música y Declamación, durante la época de la Segunda República. Realmento no fue hasta 1952 cuando la institución pasó a recibir el nombre de Real Escuela Superior de Arte Dramático. De nuevo, en 1966, se produjo un nuevo cambio de sede, volviendo otra vez al Teatro Real. Es esa época la RESAD creció mucho y contaba con muchos profesores y muchos materías y asignaturas. Tanto fue así que la escuela se reestructuró y acogió una nueva disciplina: la danza. Pasó a llamarse, por lógica, Real Escuela Superior de Arte Dramático y Danza.

En 1990 la sede vuelve a cambiar, esta vez de forma provisional, en un colegio muy cercano a la Plaza de Oriente. En esos tiempos se estaba considerando dotar a la escuela de una sede nueva, moderna y mejor. Al llegar al colegio, la sección de danza se escindió y siguió su camino por separado, por lo que el nombre volvió a ser modificado.

En marzo de 1998 se inaugura la actual sede de la Avenida de Nazaret, obra de los arquitectos Manuel Briñas Coronado y Fernando Romero Domínguez.

Siguiendo por la Avenida de Nazaret se llega sin mucho tardar a la Avenida de Menéndez Pelayo y uno se topa con la verja del Retiro. El espacio final de la Avenida de Nazaret recibe el nombre de Plaza del Niño Jesús. Continuando por esta avenida en dirección norte, dejando el parque a la izquierda, se llega a la calle de Pío Baroja, que aparece a nuestra derecha. No hace falta andar mucho por esta calle para dar con el siguiente punto del que quiero hablar.

La Casa de Cantabria en Madrid fue fundada en 1981 por un grupo de unas 20 personas que vivían en Madrid con el propósito de montar una plataforma que defendiera los intereses de Cantabria. Como suele suceder en muchos casos con este tipo de iniciativas, las primeras reuniones de este grupo se produjeron en la casa de alguien, concretamente en el domicilio del que fue su primer presidente, Eduardo Rodríguez Elvira. Más tarde, estas reuniones se hicieron en un local en la calle de Claudio Coello, y tras la constitución oficial de la Casa de Cantabria en Madrid en un piso de la planta 32 de la Torre de Madrid, en la Plaza de España.

Casa de Cantabria en Madrid - ©JMPhotographia

Después de 10 años, en el año 1991, se inauguró el edificio actual, ante el que estamos, en la calle de Pío Baroja. El edificio fue diseñado por el arquitecto Carlos de Riaño siguiendo los patrones del estilo montañés. El solar en el que fue construida la sede albergó anteriormente la estación de tren del Niño Jesús, que fue la estación de cabecera del ferrocarril del Tajuña, hoy convertido en la Vía Verde del Tajuña, una ciclorruta que, según dicen, es muy agradable.

Siguiendo por la calle de Pío Baroja nos encontramos con un pasadizo o túnel por el que continúa la calle por el medio de un edificio. Algo curioso, aunque no por inusitado. Allí mismo está una de las verjas del Colegio de Santa María del Pilar. Yo no pude pasar, -la verdad es que ni siquiera lo intenté-, pero no por ello voy a dejar de hablar de este colegio y de la iglesia que también contiene el recinto.

El Colegio y la Iglesia de Santa María del Pilar es un recinto que ocupa un terreno bastante grande. La Iglesia está junto al colegio y llama mucho la atención por su innovador y moderno diseño, destacando, obviamente, su cubierta, que en el momento en el que fue construida se convirtió en la bóveda tabicada de mayor tamaño de todo el mundo.

El conjunto es obra del afamado arquitecto madrileño Luis Moya Blanco (1904-1990) aunque contó con la colaboración de José Antonio Domínguez Salazar, académico y bibliotecario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Este colegio surge como un anexo del Colegio de Nuestra Señora del Pilar, situado en la calle de Castelló, en el distrito de Salamanca.

Pasando por debajo del edificio de la calle de Pío Baroja y caminando en dirección norte llegamos a las Escuelas Aguirre. Este colegio fue ideado y promovido por Esperanza Aguirre en el año 1997. ¡Que no, que es broma! Las Escualas Aguirre fueron fundadas por Lucas Aguirre Juárez, un filántropo que construyó el primer edificio de esta institución en 1884, en la calle de Alcalá. El edificio en el que se ubicaron las Escuelas se inauguró en 1886 y la institución quedó a cargo de un patronato que se creó para tal efecto. En ese edificio se ubica ahora mismo la Casa Árabe, muy cerca de la Estatua de Espartero, algo que veremos en el próximo capítulo.

Escuelas Aguirre - ©JMPhotographia

Las Escuelas Aguirre terminaron siendo absorbidas por el Ayuntamiento de Madrid. Y en 1967 se tomó la iniciativa de construir una nueva sede en la calle de Pío Baroja que se llamaría Nuevas Escuelas Aguirre. Esta nueva sede contó con los planos del arquitecto Luis Vázquez de Castro, y resultó inaugurada en 1971 bajo el nombre de Colegio Nacional Aguirre.

En 1972 el centro fue transferido al Estado y, por ello, los puestos docentes se comenzaron a cubrir por el Ministerio de Educación y Ciencia mediante concurso de traslados. En la actualidad, sólo los conserjes son personal que depende del Ayuntamiento.

La calle de Pío Baroja termina, tras un requiebro, en la calle del Doce de Octubre, que, como dijimos antes, es una de las calles que limitan el barrio por el norte. Antes de llegar a esa calle hay una plaza que no se ve y que recibe el nombre de Plaza del Doctor Laguna. En realidad, es más como un parque pequeño y alargado que tiene una especie de coletazo final. Seguro que no me he explicado propiamente y que muchos no me habéis entendido, pero, sinceramente, creo que no puedo hacerlo mejor. No tiene nada de especial, así que continuaremos.

Llegados a la calle del Doce de Octubre nos dirigimos hacia la izquerda, es decir, hacia el oeste y hacia las verjas del Retiro nuevamente. Y llegados a la Avenida de Menéndez Pelayo vamos a girar esta vez hacia el sur. Allí está el punto final de nuestro paseo por el barrio del Niño Jesús, y este punto no es otro que el Hospital del Niño Jesús, obviamente.

Hospital del Niño Jesús - ©JMPhotographia

Se trata del primer hospital de Madrid especializado, como se podría y se puede pensar, en atención pediátrica. Tiene su origen en una obra de caridad que realizó en el siglo XIX María Hernández Espinosa, duquesa de Santoña. Actualmente, -y desde 1986-, es un hospital público donde trabajan unos 1.300 profesionales que atienden cerca de 90 mil urgencias anuales. En este centro han desarrollado su carrera médica gran cantidad de reconocidos médicos pediatras, en gran medida por la vocación del centro de ser punta de investigación en su campo.

Dentro del hospital hay todo un mundo de facilidades y actividades para los pequeños. En este orden lo más importante es un colegio público dependiente de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid que cuenta con 12 profesores. No obstante, también hay un cine-teatro con programación diaria en el que los niños disfrutan de todo tipo de divertimentos como payasos, representaciones de títeres o espectáculos de magia. También hay un servicio de "biblioteca andante" que recorre las habitaciones llevando libros a los pequeños inquilinos de las habitaciones. Evidentemente hay también varias salas de juego para que los niños se olviden de sus otras realidades.

Iglesia del Hospital del Niño Jesús - ©JMPhotographia

Otra cosa destacable es que en este hospital no existen los horarios de visita. El centro está abierto las 24 horas del día para que los padres visiten a sus hijos a la hora que quieran, aunque el paciente esté en la UCI. Gracias a la labor que hace el Hospital del Niño Jesús recibe mucho agradecimiento, a menudo en forma de donaciones de diferentes cuantías, desde dinero en metálico hasta viviendas.

No puedo terminar de hablar de este hospital sin dar otro dato más: el servicio de urgencias del Hospital Niño Jesús han sido valoradas como unas de las las mejores de Madrid.

Y hasta aquí el barrio del Niño Jesús y el distrito de Retiro. Se me ha hecho largo porque, si miramos las fechas de los distintos capítulos, ha pasado bastate tiempo desde que lo inauguramos en el barrio de Pacífico hasta que hemos llegado al punto de ciera en este barrio del Niño Jesús. Hemos visitado un distrito marcado por el Parque del Retiro y por las antiguas instalaciones ferroviarias de las que ya apenas quedan vestigios y que hemos mencionado muy de pasada. Retiro es un distrito pujante y próspero, muy variado y lleno de contrastes también. Un distrito lleno de cultura y de monumentalidad.

Ahora nos toca movernos un poco más al norte, al distrito de Salamanca, cuya característica principal es ser el corazón del ensanche de la ciudad y, por ello, extendido en damero como un gran tablero. Seguro que nos esperan allí grandes cosas. Intentaremos fotografiarlas y contarlas, que no es poca cosa.

Todos los días una nueva foto en color del proyecto en Instagram. JMPhotographia en las redes sociales:

Deja un comentario