Vuelve la banda original de Sangre Española

El pasado 11 de febrero de 2022 volvió a los escenarios madrileños una de las bandas más reconocidas, competentes y recordadas de los primeros años 90 del panorama musical español. Una banda que catapultó y fue catapultada a su vez a grandes cotas del panorama musical y cultural del reino de España. Me estoy refiriendo a los músicos que acompañaron a Manolo Tena en la mítica gira de LP que marcó el punto de inflexión del artista extremeño que lo condujo al estrellato musical: Sangre Española.
A nadie se le escapa que Sangre Española marcó un antes y un después en la carrera de Manolo Tena. Fue su álbum más exitoso en ventas, pero también el trabajo discográfico por el que es más reconocido. Sangre Española nació fruto del contrato discográfico que firmó Manolo Tena con Sony Music Entertainment a través del sello Epic Music. Era 1992 y Sangre Española llegó a vender más de 800 mil copias. Aquel éxito llevó a Manolo al cine, no como actor, -actividad en la que no podemos decir que no tuviera alguna experiencia previa, porque la tuvo-, sino haciéndose cargo de la banda sonora de la película ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?, del año 1993, dirigida por Manuel Gómez Pereira y gracias a la cual Manolo Tena fue nominado a los Goya en la categoría de mejor música original.

José Ramón Pérez "Guny" - ©JMPhotographia

Fueron años de muchos conciertos, de muchos viajes y de mucho aprendizaje, fueron años que también generaron muchos recuerdos en aquellos músicos. Así lo recuerdan José Ramón Pérez, más conocido como "Guny", bajista, y el guitarrista Ángel de Venancio, miembros de aquella banda que han decidido volver a los escenarios para tocar las canciones de aquel Manolo Tena del que tanto aprendieron y al que tanto enseñaron.
No es un momento al azar para volver a los escenarios y defender las canciones que una vez defendió Manolo Tena delante del público. Este año 2022 se cumplen treinta años del lanzamiento de aquel disco y parece un buen momento para homenajear la figura del gran Manolón. Este nuevo proyecto, que es continuación de aquella banda porque es la misma banda, se llama Septiembre: la banda original de Sangre Española, y con ese nombre pretenden tocar aquellas canciones y llevarlas por todos los lugares que sea posible rememorando y actualizando todos los sentimientos, recuerdos y anécdotas que vivieron juntos en aquella gira vivificadora.

Ángel de Venancio - ©JMPhotographia

Ángel de Venancio y Guny, junto con Manolo Castilla, que desempeñó el papel de Tour Mánager de aquella gira, en una conversación informal, charlaron sobre la posibilidad de hacer un pequeño homenaje puntual a la figura de Manolo Tena que finalmente fraguó en un modesto evento que se llevó a término en la sala Clamores de Madrid. De aquella experiencia surgió la conclusión evidente: podía ser conveniente e interesante, a la par que emocionante, reavivar el recuerdo del legado musical de Manolo Tena a modo de homenaje con la finalidad de hacer perdurar entre el público español la figura de ese genio del arte y del entretenimiento, poeta y cantor, que fue Manolo Tena.
A partir de ahí empezaron los ensayos, todos los martes, pero no se puede ensayar sin músicos, así que Ángel y Guny tuvieron que rellenar el hueco que dejaron otros músicos que no pudieron entrar a formar parte de esta nueva vieja aventura. El puesto más delicado, el de cantante, estaba ya claro desde el principio, iba a ser Carlos Moraleda, de El Jardín de María, amigo personal e íntimo de día y de noche de ese Manolo más olvidado y dejado de la mano de Dios al que una noche encontró por la calle. "Oye, tú eres Manolo Tena", así empezó su amistad, así los conocí yo, cantando bajo los balcones de la calle de Hermosilla o de Montesa o de Don Ramón de la Cruz. Manolo le enseñaba a cantar. "El problema de tu hermano es que no sabe silabear", me decía. Fue en esas noches de barrio en las que Carlos aprendió a cantar con las manos en los bolsillos.

Carlos V. Moraleda y José Manuel Romo - ©JMPhotographia

Para los teclados y la programación se llamó a Carlos Pastor, compañero de Guny en otras formaciones, y para la batería se pensó en José Martos, que estuvo en unos cuantos ensayos hasta que llegó a la banda Pedro Navarro. También estuvo en algún ensayo Lorenzo Azcona, saxofonista y percusionista de la mítica gira, pero otros compromisos le impidieron unirse definitivamente al grupo, por lo que llegó José Manuel Romo con nuevos impulsos electrónicos para tocar la flauta traveseta y el EWI.
Ya estaban todos. Ensayos y ensayos para engrasar la máquina y así llegamos hasta el 11 de febrero de 2022, donde más de 150 personas se reunieron en la sala Rockville de Madrid para asistir y disfrutar en esta vuelta a los escenarios de la banda de Manolo Tena.

Carlos Pastor y José Manuel Romo - ©JMPhotographia

Queríamos poner imágenes de Manolo en una proyección sobre el fondo del escenario, una completa lástima no poder hacerlo por ser negras sus paredes y escaso su espacio. Manolo finalmente tuvo que estar únicamente en su esencia musical. Recordaré con cariño la pequeña odisea de ir cargado en mi coche con un teclado enorme, -realmente llevé tres teclados, un bajo y muchos bártulos más-, aquel teclado enorme apenas cabía, pero sorprendentemente quedó muy bien fijado, sin dar sorpresas de esas que uno no quiere tener cuando está conduciendo.
Después de pagar 11 euros de parquímetro por tres horas entre 6 y 9, -esto del precio de aparcar está ya pasando de castaño a oscuro-, tocaba montar toda la parafernalia musical y probar sonido. Estoy muy acostumbrado a pruebas de sonido rápidas y fáciles con el dúo acústico de El Jardín de María, por lo que hacía bastante tiempo que no asistía a una prueba de sonido que comprendía 8 tíos en el escenario con una batería totalmente microfonada. Prueba el bombo, prueba la caja, prueba timbales, luego el bajo, la guitarra, los teclados, las voces...

Pedro Navarro - ©JMPhotographia

Todo quedó listo y nos fuimos a donde teníamos que irnos, a un bar. Había que cenar algo que falta hacía ya. Bocata de lomo con queso compartido con mi hermano, charletas de bar de última hora y después me marché a controlar un poco cómo iba la entrada en la sala. Iba bien, por lo que me fui a otro bar a visitar a unas amigas.
Nervios, ganas, expectativas...
Y con cierta puntualidad, y con mucho público en la sala, comenzó el concierto con la mejor canción que existe en el repertorio de Manolo Tena para empezar un concierto. Algo lento, pero a la vez con fuerza... Marylin. Todo un acierto. Y después, en un in crescendo muy definido, Fuego en la piel, Sangre Española, Qué te pasa y Loco por verte, canciones que sirvieron para que los chicos pudieran tomar contacto con el público y con sus propias sensaciones. Nadie parecía nervioso o dubitativo, y todos parecían sentirse muy a gusto.

En pleno concierto (extracto de video) -©JMPhotographia

Siguieron las grandes baladas de la discografía de Manolo Tena, Desnudo bajo las lluvias, Quiero beber y no olvidar y Llévame hasta el mar, canción en la que la banda tuvo la ayuda de Joaquín Lera, invitado de lujo para esta presentación en Madrid. Todas son canciones diáfanas, llenas de alma humana, muestras de la sensibilidad de su creador que transmiten sensaciones maravillosas entre todos los que las escuchan, sensaciones que se ven multiplicadas en un evento multitudinario como éste.

Joaquín Lera subió a cantar Llévame hasta el mar (extracto  de video) - ©JMPhotographia

Después de este momento más recogido llegó el rock. Se sucedieron y sacudieron Sólo por tu dinero, Esta noche, Frío, Lola y Preparado para el Rock and Roll. En estas dos últimas, Carlos Pastor se levantó de la banqueta frente a su teclado y se colgó el keyguitar. Espectáculo, ganas, movimiento, rock and roll...

Carlos Pastor en un momento de Preparado para el Rock and Roll (extracto de video) - ©JMPhotographia

Estas canciones cerraron el concierto en todo lo alto. Los chicos se fueron al camerino mientras yo me quedé grabando algunas tomas. El público no se movió, gritaba, saltaba y disfrutaba como si fuera sabedor de que lo que estaban viviendo no había terminado aún. Así que Septiembre, la banda original de Sangre Española volvió al escenario de la sala Rockville para hacer los bises. Se escucharon Flores, Lo que me gusta de ti y Tocar madera, canción con la que Manolo Tena y su banda solían cerrar los conciertos de aquella gira. En ese punto unas coristas improvisadas, Encarni González y Elena, hija de Ángel, se subieron al escenario a hacer los coros.
Ahora si, se terminaba ahí el primer concierto de Septiembre: la banda original de Sangre Española y un concierto más de la banda de Manolo Tena, ventimuchos años después de su último concierto con Manolo, quién sabe donde, aunque estoy seguro de que Guny y Ángel se acuerdan. Lo que si sabemos todos es que esto no termina aquí, queremos que la banda de Manolo Tena vuelva a los escenarios y que la gente de todas partes de España tenga la oportunidad de volver a recordar y de volver a disfrutar de todas aquellas canciones que nos encantaban cuando éramos un poquito más jóvenes.

Los chicos junto a las coristas improvisadas Elena y Encarni (extracto de video) -©JMPhotographia

Pronto más de Septiembre: la banda original de Sangre Española.

El final del concierto - ©JMPhotographia

Deja un comentario